Quien eres tu?

” El plazo legal es de una semana, señora”, me dice una voz anodina sin el menor rastro de empatía. ” Ya pero ya llevo cinco días sin luz, se me ha estropeado toda la comida de la nevera, trabajo desde casa y no tengo Wifi, no hay agua caliente, ni lavadora, ni nada de nada, hoy llueve y mi casa parece una cueva y lo que es peor ¿ Qué hago con mis hijos?”, digo desesperada. ” Ya se lo he dicho señora, el plazo legal es de una semana, que pase usted un buen día”, con la misma voz gélida se despide.

¿Qué es la fe? ¿Qué es el agradecimiento? ¿Cómo es sentir que siempre y en todo momento estamos guiados para nuestro mejor bien? Cuando uno pregunta, corre el riesgo de obtener una respuesta y la respuesta llega, pero nunca en forma de palabras, llega en forma de experiencia, y normalmente se encuentra escondida.

Mientras escribo esto sonrío, desde la ventana del bar donde me puedo conectar miro como llueve, la situación no es agradable, me siento impotente y pequeña luchando contra los gigantes de las compañías eléctricas españolas. Lo más gracioso, es que desde hace unos meses estoy pagando la luz de un desconocido del pueblo de al lado y yo no tengo luz. ” España va bien….”, me digo y me coge la rabia, otras la pena, otra muchas ganas de volar lejos… en fin, todo tipo de emociones. Entonces me paro, respiro y vuelvo a sonreír. Entiendo qué es la fe de verdad, saber que sea lo que sea lo que uno viva, el sol saldrá de nuevo, nada es permanente. Puedo experimentar el agradecimiento, que transmuta toda emoción que me contrae, en una sensación de expansión en el corazón. Puedo entender que no es necesario entender nada, que sea lo que sea lo que vivo es por una razón que yo ahora no sé ver. Por lo tanto me relajo y me tomo un te caliente.

Sentir la fe, el agradecimiento o la rendición cuando todo el monte es orégano, cualquiera lo puede hacer, ahora bien cuando todo se tuerce, cuando las cosas no salen como un quiere, entonces ¿ quién eres tú?. Es justamente cuando el paso se hace estrecho y angosto es cuando uno realmente se define y establece su nivel de gratitud y rendición.

Gracias a las compañías eléctricas españolas estoy abandonándome a la bondad escondida detrás de toda realidad, está siendo una gran oportunidad para experimentar una octava superior en mi experiencia vital.

Y tú, cuando todo se contrae, ¿ quien eres?

 

Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario