Nostalgia del hogar

“Cada vez que pones esta música me dan ganas de llorar…”

” ¿Y eso?”

” Me transporta a un lugar que no sé explicar… en un punto de cero, no sé si me entiendes…es cómo si me hablara de un nuevo inicio… me evoca la paz… no sé si me entiendes… es que no sé explicarlo con palabras… y no te pienses, estas lágrimas no son de tristeza…no sé como decirlo…”

“….son lágrimas de re-conocimiento, de quién Eres de Verdad… quizá incluso son lágrimas de nostalgia, añoranza, esta música te ha recordado a nivel muy profundo la paz, la quietud, el estado de cero… en definitiva eres, te ha recordado el Hogar, tu esencia…. y eso, eso que somos, no hay palabra que lo describa….”

Nos quedamos en silencio, mi alumna y yo, dejándonos sentir a través de la música que sonaba suave y nos indicaba el camino de regreso.

Nacemos a la vida y pagamos un precio: el olvido de quienes somos. Olvidamos que somos la Vida, que somos el Amor, la Quietud, la Paz… en definitiva, Unidad. Este olvido de nuestra esencia nos hace sentir dolor, el dolor de sentirnos separados de la Vida y empezamos a buscar, empezamos a caminar buscándonos y cuanto más buscamos, más nos perdemos. El dolor de la separación, nos hace sufrir y para curarnos del sufrimiento iniciamos todo tipo de comportamientos adictivos, nos hacemos adictos a cualquier cosa, pensamiento, comportamiento, emoción, sustancia… con la esperanza que nos vuelva a hacer sentir la Unidad. Buscamos todo tipo de sucedáneos que nos hagan sentir la Vida, la vida que somos, el amor que hemos olvidado, la Integridad que añoramos. Hay que ir muy lejos de casa para poder verla a la distancia, para poder ver el camino de vuelta.

Un día, si somos afortunados y el sufrimiento nos hace tocar fondo, descubrimos que no hay nada a buscar, ningún lugar donde ir, nada a encontrar. Un día, tenemos el regalo que nos trae de regreso a casa. Un día, en un instante de gracia recordamos quienes somos y descubrimos que nosotros somos aquello que buscamos.

El olvido es la enfermedad. El recuerdo es nuestra medicina.

Recuerda quién eres y sabrás que no hay nada a curar, nada a buscar, sólo la gracia del momento presente, la vida siendo ahora y aquí. La Unidad.

Y tú, recuerdas quién eres?

Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario