Luna Nueva en Virgo. ¡ Sálvese quien pueda!

Purificar para llegar a la esencia, podría ser un buen titular para la Luna Nueva en Virgo de hoy.  ¡Cinco planetas en Virgo! ¡ Cuanta tierra! Y más teniendo en cuenta la cuadratura de Saturno al Sol y la Luna! ¿ Qué nos quiere decir el mapa del cielo hoy? ¿ Cual es la energía disponible ? ¿ Cómo surfear esta ola tan de "tierra"? Esta Luna Nueva nos despoja de florituras y adornos, las leyes que no reflejan la Verdad, las que obedecen a falsas realidades, serán abolidas y reemplazadas por la Ley interna que nos hace dignos de ostentar la Autoridad, honesta y responsable. La Ley que sea fiel a nuestra esencia. 

El eje Virgo-Piscis nos llama al servicio, a la ayuda, la entrega y la rendición. Pero ¿ Desde donde lo hacemos ? ¿ Cual es nuestra verdadera motivación cuando nos "lanzamos a ayudar al prójimo"? Quizá es buena idea profundizar en estas preguntas. Virgo puede trabajar hasta la extenuación, no tiene límite cuando se trata de ayudar y de poner orden, Piscis se sacrifica, y no sólo se pierde sino que se diluye en el otro. Ambos tienden al sacrificio y la victimización, al control y la manipulación. Una cosa es el exquisito Amor Ágape y la otra perderse en el océano emocional del otro. Una cosa es amar el orden y la precisión y la otra es volverse un neurótico de la limpieza y el orden. ¿ Para qué ayudamos al otro ? Si nos detenemos honestamente a responder esta pregunta puede que la respuesta sea un "zas en toda la boca" a nuestro ego. " Yo ayudo porque soy muy altruista…empática…buena…". ¿ No será que en esta ayuda se esconde una necesidad de reconocimiento a nuestra auto-imagen de niños buenos? ¿ Podría ser que en este sacrificio se oculta una tendencia al control del otro? ¿ O acaso este "sino lo hago yo nadie lo hará" no es  vanidad disfrazada de servicio desinteresado? ¿ Cabría la posibilidad de que esta entrega al prójimo no fuera una manera de crear dependencias ? 

Nuestra tradición judío cristiana está escrita en nuestro ADN " Hay que sacrificarse por el otro…hay que ser bueno….hay que ayudar…hay que poner la otra mejilla….", y con estas "perlas", nos hemos hecho un lío, embruteciendo el Amor real y la Compasión, definiendo el amor en virtud del grado de dependencia y apego que generamos. 

Me acuerdo cuando a mi madre, todavía muy joven,  le diagnosticaron un cáncer terminal de páncreas, murió en menos de un mes. La familia estaba consternada, mi padre muy triste, yo decidí y decreté " Quiero cargar con el sufrimiento de todos ellos. No quiero que sufran. Yo me encargaré de soportar lo insoportable". Que bondad la mía, menuda arrogancia. ¿ Qué pretendía con esta afirmación? Eso me extenuó por mucho tiempo, me sentí "muy buena" y a la vez esperaba secretamente un reconocimiento que obviamente no llegaba, por lo tanto, la rabia bullía en mi interior. Me sentía víctima de la situación. Al cabo de un tiempo me di cuenta que lo que hacía con ese "pretendido sacrificio" era debilitar a mi padre, entender que el no era capaz de sufrir ni gestionar emocionalmente la muerte de su esposa, por tanto lo hacia yo por él. ¡Menuda arrogancia! No es en vano que Virgo viene detrás de Leo. Muy escondido detrás de esta entrega incondicional, de un amor mal entendido se encontraba, no la felicidad de mi padre, sino mitigar mi propio sufrimiento. No quería que el dolor de mi padre me tocara, no quería verlo llorar y con ello le arrebataba que transitara su propio duelo a su manera, con ese sacrificio le obligaba transitar el duelo a la mía. Menudo control, la perfecta Salvadora. 

"Cuando mi miedo toca tu dolor, siento pena. Cuando el Amor toca tu dolor, siento compasión". La pena nos lleva la vanidad, la arrogancia de situarnos por encima del otro, debilitamos al otro con nuestra mirada. La compasión, nace del amor, el respeto, del no -juicio al otro, por más disparatada que nos parezca su actitud o proceso. Situarse en este humilde estado de "no saber", hace que nuestra mirada sea cristalina y nos respetemos mutuamente. 

El eje Virgo -Piscis puede caer muy fácilmente en el juego del salvador y la víctima, un bucle destructivo para ambos. Nos lleva muchas veces a vivir una fantasía infantil, un amor tóxico y destructivo,  amor y compasión que enmascara la más burda dependencia . Cuando ayudamos sin conciencia, nos sentimos poderosos, debilitando al otro, de esa forma se generan dependencias insanas, nos hacemos imprescindibles, y en una falsa humildad,  llamamos amor desinteresado a una dependencia o apego, nos volvemos generadores de apegos. Cada víctima necesita su salvador, deposita en él su redención, ya sea el padre, la madre un hijo, un gurú, tu terapeuta, o profesor de yoga. Se deposita en el salvador todas las expectativas " sálvame de mi mismo, redime mis pecados, hazme mejor persona, ayúdame a soportar mejor mi desamparo, hazme descansar de mi neurosis…".  Estas expectativas, nunca se cumplen, nadie fuera de nosotros tiene el poder de salvarnos. El juego víctima salvador, acaba como el rosario de la aurora, " tu no sigues mis consejos y tu no me salvas…haces lo que te da la gana y no lo que te digo, no me ayudas nada…vas a tu bola y tú pasas de mi…", en fin, un desastre donde la rabia se expresa de forma velada, con manipulación, engaño  y traición.  En lugar de ser asertivos nos volvemos unos manipuladores, voraces de amor y reconocimiento, tanto víctima como salvador. Se produce el divorcio muy doloroso, la víctima se busca otro salvador y este busca otra presa para poder redimirla y ayudarla. No somos conscientes que cada cual tiene derecho a su propio sufrimiento. Estar atentos en esta Luna Nueva para saber de donde nace nuestro servicio. Y en lugar de sacrificarnos como buenos cristianos, hacer de cada pensamiento y acción, una ofrenda sagrada a la vida. Investigar en que áreas de nuestras vidas somos los Mesías Salvadores o las Víctimas desvalidas, en quien depositamos nuestras fantasías infantiles de ser salvados. 

La Luna Nueva de hoy en Virgo, la interpreto como una llamada a purificar eso patrones que velan el verdadero Amor. Vivir la esencia de lo que es el Amor implica un salto al vacío, una dosis de confianza que al ego le parece intolerable, una rendición a "lo que es" , dejar de negociar con la vida para obtener lo que "debería ser", por miedo y necesidad de control. Entender que el Amor real nace de un lugar de no polaridad, por ende despojado de dualidad, de no juicio. Desde ese lugar de dignidad, cada uno de nosotros es libre de gestionar su propia energía de forma soberana y libre, desde este lugar de neutralidad y responsabilidad, si es necesario podemos pedir la ayuda que necesitamos, mostrando nuestra vulnerabilidad confiadamente, sabiendo que el otro cuidará de esta fragilidad con el mismo respeto y amor como cuida la suya propia. El Amor no es para atolondrados que no han hecho el trabajo interno, los irresponsables de la energía propia o ajena o los gandules, los perezosos que no se toman la molestia de indagar y bucear en su interior. El Amor es patrimonio de los audaces, los valientes que conocen su propia vulnerabilidad y la cuidan con ternura, los guerreros que saben que su coraje nace de la fragilidad. El Amor nace de la Nada y lo es Todo.

Hoy también es un gran momento para escuchar nuestros cuerpos. ¿ Qué nos dice el cuerpo? Estar atentos al detalle más pequeño ¿ Me ha sentado bien esta galleta o me la comí por ansiedad? ¿ Esta chocolate realmente es bienvenido a mi cuerpo o lo comí de forma automática ? ¿ Y si me detengo y me doy un baño caliente en lugar de seguir fisgoneando Facebook? ¿ Qué tal si pido hora para un masaje? ¿ Y si me quedo quieta, contemplando sin más, el mundo se va a acabar? Quizá nos demos cuenta que nos somos tan imprescindibles, que la Tierra y las Galaxias seguirán su curso sin nuestra intervención.

Conectar con el gozo, la dicha, la alegría es el antídoto del miedo y el control. ¿ Cómo podemos hacer hoy para vivir la vida gozosamente ?

Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario