Luna Nueva en Tauro. El vacío fertil.

" Ssssshhhhhh….a través del cuerpo encarnas la Presencia. Prepara el Templo, purifica cada rincón de la casa, para que cuando la Diosa lo visite lo encuentre tan apetecible que decida quedarse, para siempre, eternamente….Atrás quedó la herida, no es más que un recuerdo, la cicatriz te hace más bella, más humana, auténtica, humilde. Ama tu cicatriz, tu Luz, tu Sombra, tu odio, tu ira, tu alegría, tu Paz ¿ A caso son tuyas ? Son del Mundo, del Universo, de Dios y de nadie. Sssshhhh silencio….. Sssshhhhh a través del cuerpo, la Presencia eres tú. Encarna la Luz, Eres la Luz, ¿ Te das cuenta ?". 

Luna Nueva en Tauro, la semilla se hace cuerpo, el deseo se vuelve materia. A través del cuerpo la vida se torna gozo, sentir, disfrutar calladamente y calmadamente, sin prisas. Permitiendo la caricia en cada milímetro de nuestra piel, la brisa en el rostro, la carcajada de un niño, el crujir de una tostada con mantequilla y miel, el tacto de la arena, el olor a hierba recién segada, un "te amo" en susurros, el perfume del tomillo o la esencia del jazmín en el jardín, el "run run" del gato  durmiendo pegadito a ti…. cuantos son los pequeños grandes placeres que a través del cuerpo vivimos….Sólo desde el cuerpo, sintiendo lo que siento ahora y aquí sin poner palabras vivimos en el presente, somos Presencia. Luna Nueva en Tauro, el útero de la Diosa está disponible para la siembra. ¿ Qué cosecha quieres tener? Dejemos que nuestros sueños más locos escojan las semillas. Hagamos carne nuestros despertares, más que nuestros sueños. ¿ Qué tal bajar el Cielo a la Tierra ? Se avecina un gran descenso de Luz. Venus re-nace del Océano, emerge bella y magnífica entre la espuma purísima, es portadora del fuego de la creación ardiendo de deseo. "Pero no…espera, quédate un instante, quieto, callado, en contemplación, valiente y humilde, espera. Atiende, no tengas prisa. Quizá todavía queda algo por hacer, o mejor dicho para no hacer. Antes de la siembra, dejemos que Venus acabe de morir, sacrificar, entregar y rendir "lo que no es"  en este Océano misterioso de la Conciencia…..Espera, atiende, cada siembra requiere mucho mimo, sin prisas, ¿ Acaso existe el tiempo ? "

Bajar el Cielo a la Tierra suena muy bonito, todos queremos eso. Sentir lo sublime, la belleza, la Unión con el Todo, volver al sentimiento de "útero", fusión, atemporalidad, Amor Incondicional. Todos queremos eso. Pero, ¿ Realmente estamos dispuestos a experimentar esta iniciación ?. Si somos honestos, queremos el Cielo a través de un "bypass", un puente, un atajo fácil que lejos de traernos el Cielo a la Tierra, nos trae de nuevo y de bruces a la realidad, cada cual la nuestra. " ¿ Que falló ? Lo deseaba tanto, hice todo, los rituales, los conjuros, las meditaciones, los ayunos, las afirmaciones. Hice todo y el Cielo no bajó a la Tierra. Descendí al infierno. ¿ Qué falló? ¿ Dónde está la Tierra prometida que derrama leche y miel ? "

Imagina que decides hacer el cambio de armario, en breve toca, apetece más color, ropas ligeras, divertidas y vaporosas ¿ Qué ocurre si no vacías primero ? ¡Es más! Imagina por un momento que desde que naciste nunca vaciaste el armario, acumulaste todo, lo que te gusta y lo que no. Un armario repleto de todo. ¿ A caso entra algo más ? Para traer el Cielo a la Tierra hay que vaciar, no sólo vaciar, quedarse en cueros. Desnudos, vulnerables, disponibles. Este vaciado o desprendimiento, este desapego no sólo de cosas materiales sino del personaje que habita en nosotros y que cuidadosamente hemos alimentado, la máscara que defendemos a cada instante, nuestra autobiografía que nos da identidad, nuestras fidelidades conscientes, ignoradas, secretas, todas. Desapegarse de todo "lo que no es" en nosotros para que podamos recibir el Cielo aquí en la Tierra. Desapegarnos de lo que creíamos, en nuestro miedo, que nos daba valor. Para que nuestro cuerpo reciba la Luz, el desprendimiento no sólo es necesario, sino imprescindible. 

Y ¿ Sabes qué? A veces duele. Lo sé, a cada momento que aparece la sombra por la puerta de atrás, el juicio y el prejuicio, la opinión  o vete tu a saber que. Pero, ¿ A quien le duele? El personaje adopta muchos disfraces, es astuto, es un estratega y no quiere morir. Su afán de supervivencia hace que actúe con violencia, engaño y manipulación.

¡ Atentos ! Cada vez que queremos tener la razón, ¡ Ojo! Apareció. Quietos, callados, valientes y humildes. Miremos, escuchemos. El personaje es astuto, sí, lo sé, pero la Conciencia en su delicada Presencia es pura Luz y alumbra los rincones más oscuros. ¿ Nos atrevemos a mirar o seguimos jugando al juego de la máscara ? 

¿ Sabes ? Es más fácil morir, infinitamente más fácil. Es una simple exhalación, un humilde y valiente acto de desprendimiento de aquello que hasta le momento nos había dado identidad, es dejar de querer tener razón a toda costa. Lo sé, al personaje no le gusta ¿ Pero sabes cuanta tensión? ¿ Cuanto miedo acumulado por miedo a perder ? 

Es más natural ser quien somos que esforzarnos en ser quien no somos. A fin de cuentas ¿ Dónde está nuestro valor ?
¿ Qué encarna nuestro valor ?
¿ Lo que no somos ?
¿ Lo que poseemos ?
¿ Qué da cuerpo a nuestro valor ?


Momento de siembra. ¿ Cuanto vacío has creado? La cosecha no depende de la semilla, sino del vacío. ¿ Lo sabías ? La creación emana del vacío, de la nada. Las semillas aparecerán de la Nada cuando entremos en la Nada. Valientes y humildes, conscientes y disponibles.

Abandonemos la fantasía infertil. Merecemos un mundo fertil como una eterna primavera. ¿ A caso la primavera no sigue al oscuro y frio invierno ?

Antes de la siembra, el vacío.

Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario