Luna Nueva en Leo: " No tinc por!"

" No tinc por! No tinc por! No tinc por!", un grito individual, subjetivo, personal y valiente convertido en un clamor único, unánime, Uno. Del uno al Todos. De lo personal a la Humanidad. De Yo soy, al Somos. El eje Leo Acuario de esta lunación, emergió solemne, noble, valiente, vibrando en alto, espontáneo, auténtico, de corazón, al corazón de la Humanidad entera, el día del atentado en la Rambla de Barcelona, mi ciudad. " No tinc por!", no tengo miedo, no tenemos miedo y allí donde no hay miedo, inevitablemente hay Amor. Siempre hubo Amor, siempre y eternamente hay Amor. Un despertar a la memoria de quien somos, no desde nuestra autobiografía, no desde nuestra historia personal, no desde nuestra identidad cultural, lingüística, nacional, sino del corazón. Corazón. Leo es puro corazón ¿ No te das cuenta ? El pulsar de tu corazón es el mismo que el mío, y que el de tu vecino, tu madre, tu hijo o el más atroz asesino en serie. Pum pum, pum pum, pum pum….no hay miedo, no hay miedo…sólo Amor. Donde hay amor no hay tiranía. Donde hay Amor  hay Hogar. Poco sabemos de la Vida en su dimensión total, ocupados como estamos en nuestro "ombliguismo" personal. La Vida en su misteriosa magnificencia se despliega instante a instante, sin historia, de la Nada a la Nada. ¿ Qué podemos hacer? Vivirla desde el asombro, la sorpresa y la total aceptación. Volvernos niños de nuevo. recuperar la mirada inocente hacia nosotros, la humanidad, la Vida aunque no entendamos ni comprendamos. Vivir en el inocente y bendito estado de " no sé".

Luna Nueva en Leo, la segunda, por si la primera no había quedado bien impresa en nuestra piel, corazón, alma. Luna Nueva en Leo con eclipse de Sol, incluido.  Otra vez el Universo apaga las luces, un gran " Off Cósmico", que nos lleva a  cerrar ciclos, re-planteranos, re-escribir, re-formular, re-inventar ¿ Qué?¡ Lo que queramos! Ni más ni menos. Pero, ¡ Ojo!, ya no vale cualquier historia, ni imitación, ni ficción, ni mentira, ni culebrón humano, toca escribir la historia del Corazón, cada cual la suya, desde su creatividad, espontánea como un niño, solemne como un Rey, como una Reina y desde esta soberanía, crear una Humanidad que late en un solo pulsar del Corazón. 

En lugar de hablar, Ser. En lugar de creer, saber. En lugar de juzgar, amar. En lugar de luchar, cooperar. En lugar de morder, sonreír. En lugar de destruir, crear. El lugar del miedo, el Amor. ¿ Qué sino? " No tinc por!". No tener miedo de la Verdad, porque a fin de cuentas todo aquello que vibra ajeno a Ella, es ilusorio. No tener miedo a nuestra propia oscuridad y sobretodo, no tener miedo de nuestra propia Luz. Erigirnos elegantes, dignos y con la nobleza de un rey verdadero por encima de la  cansina e ilusoria dualidad.

Luna Nueva en Leo, sol, luna, y Nodo Norte en conjunción con una estrella solemne y grandiosa que no deja indiferente a astrólogos, astrónomos, magos, alquimistas, sabios desde el principio de los tiempos: Regulus. El Corazón del León, el Pequeño Rey. No voy a hablar técnicamente sobre la estrella, de hecho no acostumbro a hablar técnicamente de nada,  si tienes curiosidad, encontrarás en la red un montón de información acerca de ella. 

¿ Qué significa esta conjunción con el Corazón del León? Los antiguos caldeos, los Magos, la asociaban con la venida de un Rey, se asocia incluso con la estrella de Belén que los Reyes Magos siguieron hasta el portal para adorar al futuro Rey, Jesús, el Cristo. Una estrella que ensalza, encumbra, engrandece, expande, elevando a la persona por encima de las demás, ¿ Suena bien no? Claro que si en esta elevación y ascensión uno no tiene donde agarrarse, la caída es tan gloriosa como el ascenso. ¿ Dónde agarrarse? Al corazón, ni más ni menos, en ese quieto lugar en nuestro interior donde mora la quietud y la esencia de quienes somos de verdad, donde no hay espacio al miedo porque no es más que una ilusión, un lugar donde ni tan siquiera existe vibración, Anahata, Vacío, no dualidad, no separación. Desde este pulsar único en cada uno de nosotros, permitir que el Rey gobierne sin miedo ni doblez. 

Hay amplia literatura sobre la segunda venida de Cristo. Energía de  Amor, Libertad, Compasión. No va a venir ningún Cristo a liberarnos de nuestra estupidez y ceguera, sino que esta energía va a eclosionar como una palomita de maíz " Flop!", sin más en el corazón de cada uno de nosotros. 

Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba. Permitamos pues, que nuestra biología, energía, alma, todos nuestros cuerpos imiten con coherencia la geografía del Cosmos. Permitamos pues, erigirnos como Reyes y Reinas, soberanos, sin miedo, vibrando en Amor desde nuestro pulsar único y precioso al corazón de la Humanidad entera.

" No tinc por!", sea el Norte que señala nuestra brújula interna, el Corazón. Atrevámonos a escribir nuestra propia historia nueva como un bebé, inventemos nuevas formas de sentir y percibirnos, nuevas formas que todavía no tienen nombre. Abrámonos a vivir la vida desde un lugar que nuestra mente todavía no puede nombrar. Vislumbremos una Humanidad nueva aunque no encontremos palabras para relatarla. Olvidemos por un rato el relato, la palabra, el espacio común, la razón y la sin razón. Abramos espacio al inocente y bendito estado de "no sé" y desde ahí, la Vida conspirará para abrirse paso en su total potencial. 

Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario