Luna Nueva en Aries. ¡Quietos!

Cuando era niña entré en un laberinto, la experiencia me marcó y de vez en cuando vuelvo a ella, como ahora. Entré en el laberinto con una actitud de misterio y desafío a la vez,  con la intención de buscar la salida cuanto antes , al principio era un juego inocente, divertido, hasta que al cabo de un rato me empecé a agobiar. Volvía una y otra vez sobre mis pies que me llevaban tozudamente al mismo lugar. No sé como  me las apañaba, pero siempre acababa en el mismo sitio. Reconozco que me asusté y en mi mente de niña gritaba desesperada " nunca voy a salir de aquí". Conseguí sosegarme, quieta y en silencio porque estaba sola. Esa quietud fruto de la impotencia y frustración que hacia un rato había sentido, dieron con la salida como por arte de magia. Ahora entiendo el proceso que transité y mientras lo escribo sonrío. Este laberinto lo recorro a menudo en mi mente cuando transito de la impotencia, la rabia y la frustración de no poder salirme con la mía, al desespero y en mi mente suspirando " no soy nadie",  que por fin me llevan a la rendición y abandono, para que la Vida y no mi pequeño yo se ocupen de mis cosas, de las grandes y las pequeñas. 

El mandala de la Luna Nueva en Aries de hoy , me recuerda a ese laberinto. Una y otra vez, tozudamente todos los planetas me conducen al mismo sitio, Venus. Me voy a ahorrar los tecnicismos que me han traído a esta conclusión, ya que a los efectos prácticos no tienen ninguna importancia. ¿ Para qué todo señala a Venus? Que sea dicho de paso, "casualmente", está retrógrado. El cielo hoy quiere que me detenga en ese lugar, que toda esa energía fogosa, apasionada y valiente que se constela en Aries, tenga su momento de pausa , silencio y quietud en Venus. Aunque  no sepamos nada de Astrología, cuando oímos la palabra Venus, nuestra mente evoca imágenes de la belleza, armonía, lo suave, dulzura, apertura, escucha,  ternura, lo femenino, el Amor. En resumen y aparentemente, lo más alejado a la energía guerrera de Aries y Marte. Vayamos a pasos, maticemos. Puede que el cielo hoy quiera de todos nosotros nos detengamos por un buen rato en el valor del Amor. ¿ Qué es el Amor de verdad? El Cosmos conspira para que la respuesta sea real, auténtica y sin doblez. El Cielo diría que está harto de nuestra tibiez, de las respuestas edulcoradas y descafeinadas sobre el amor. ¿ Qué es realmente el Amor? Hay que ser un Guerrero de verdad no para saber lo que es el amor, sino para vivir en Amor. 

Como afirmó  un Maestro, " el viaje espiritual que estamos llamados a realizar, es la distancia que existe entre el dedo pulgar y meñique de nuestra mano", lo decía con el pulgar señalando el corazón y el meñique en el ombligo. La Luna Nueva en Aries de hoy quiere que hagamos ese viaje, ese descenso de la energía y meditemos en quietud y silencio en ese lugar mágico, misterioso y dador de toda vida, nuestro ombligo. " ¿ Cómo, el amor no está en el corazón?"  Si uno no desciende y hace el viaje, en el corazón lo único que encontrará es apego, dependencia y miedo. En definitiva un amor totalmente polarizado en el "lado brillante de la vida", un amor que tiene preferencias, discrimina, descarta y elige. El corazón y en consecuencia el Amor, no tiene preferencias, si es real, claro. Emprender este viaje de descenso a nuestro ombligo, es el viaje del Guerrero, energía arquetípica de Aries. Pasar del " creo " al " sé", eso es lo que marca la diferencia. Cuando nuestras acciones son inspiradas por lo que creemos, son condicionadas por ideas prestadas, en cambio cuando nuestras acciones surgen del más íntimo y auténtico saber interno, somos Guerreros, Hombres y Mujeres de Conocimientos, libres, responsables y sin excusas. Transitar del Yo hago, al Yo soy la Acción, no es un trayecto cómodo, es un viaje  del Héroe repleto de desafíos y trampas, donde los dragones acechan, los ogros y monstruos gritan " tienes que triunfar, actúa, actúa, actúa, sé exitoso", un viaje donde se nos pide que saltemos al vacío y hagamos un acto de fe Real, o Todo o Nada, y nos dejemos actuar por la Vida, por una Voluntad que nuestra pequeña mente fragmentada no atisba ni siquiera a imaginar. 

" ¡Salta!", nos grita la Vida  desde una lugar desconocido. No hay garantías, no hay pruebas de que ese salto nos lleve a ningún lugar " ¿Y si muero?", y la Vida sigue gritando " Muere, muere a ti mismo, a la sed de éxito, a la necesidad de reconocimiento, muere la voracidad de triunfar. ¡ Salta!". O Todo o Nada. El Guerrero escoge saltar sin garantías, y en este salto de vértigo, se da cuenta que tiene alas o que un roca firme aparece bajo sus pies. Yo Soy la Acción actuando a través de mi. Este es el éxito, el fruto de la acción sin garantías. El Guerrero se ha convertido en un Yogui. 

El Sol, la Luna y Venus se dan cita en Aries, el primer signo del zodíaco. La semilla de un nuevo inicio se siembra hoy. ¿ Desde donde lo hacemos ? ¿Desde el creer o el saber, desde el miedo o el Amor, el apego o la libertad ? La imagen que me llega a través del mandala de esta Luna Nueva en Aries es una explosión de energía orgásmica, pura energía sexual liberándose para su propio regocijo. Sexo en estado puro. ¿ Qué ocurre cuando oímos la palabra sexo ? ¿ Orgasmo ? ¿ Qué se mueve ? ¿ Quizá nos lleguen sensaciones de amor, o placer o sensualidad o….? Cuantas más palabras llegan a nuestro encuentro para definir lo que Sexo nos evoca, más desconectados estamos de Lo que Es, en realidad. El centro sexual lo hemos trasladado a nuestras cabezas, creando todo tipo de significados y creencias y al corazón donde lo vivimos desde el apego, aún nos cueste reconocerlo. La Luna de hoy nos grita " ¡ Salta!", nos invita a bajar, dejarnos caer suavemente a nuestro centro sexual y renunciemos a poner palabras a lo que no puede ser descrito. Nos invita a sembrar desde las entrañas, desde ese lugar donde no encontraremos palabras, solo el grito de la Vida, " déjate actuar, abandónate en la acción", que no es lo mismo que abandonarse. 

Todo nacimiento requiere una fecundación, una siembra en terreno fértil. Renunciemos a hacer el Amor, el amor no se hace, el Amor es, siempre y en todo momento, el Amor está siendo. En todo caso, silenciosamente, acallemos nuestros diálogos internos, renunciemos a nuestros significados aprendidos y dejemos que el Amor libere su energía, la derrame y nos grite al oído que quiere hoy de nosotros. Dejemos que la Vida libere toda esa energía sexual, este gran orgasmo que aguarda desde la eternidad para que nuestra vida sea fruto de eso, de un acto de Amor magnífico. Sexo, creatividad, Vida, Consciencia. ¿ Donde está la diferencia? En nuestras mentes y corazones adoctrinados.

Viajemos al ombligo, a ese mágico y misterioso lugar donde tenemos la herida de la separación. Entremos a través de esta cicatriz para recordar que de ella surge un cordón umbilical invisible y muy real que nos une a la Fuente Primigenia de la Creación, al Padre/ Madre que nos aman sin mesura. Permitamos que a través de este punto de Vida abundante se derrame toda nuestra inspiración hoy.  Escuchemos el dictado de este punto que late en nuestro interior y seamos marionetas rendidas a ese gran Saber. Encarnemos al Guerrero, aunque sólo sea por hoy. 

Cuando uno piensa en Aries y su regente Marte, rápidamente piensa en la acción. Pero ¿ De dónde nace esta acción ? Si no hacemos el viaje, nace de nuestra neurosis, apego, historia personal, miedo. En cambio, si hacemos el viaje que la Luna nos propone, la acción nace de la vacuidad, del silencio y la más absoluta quietud. Sólo desde este vacío podemos escuchar lo que la Vida quiere de nosotros. Dejemos hoy la acción de lado, entremos en el vacío fértil, sintamos lo que significa crear desde el Orgasmo. Imagina como serían nuestras creaciones si se gestaran y nacieran en un Orgasmo. ¿ Cómo serían nuestra vidas? Orgásmicas, extáticas y sin ir más lejos, felices. Desde el Ombligo la neurosis desaparece, el condicionamiento se derrite, el miedo es nuestro fiel compañero y nos enseña lo que es el coraje y la muerte nos dice " no tienes nada que perder, me tienes a mi, confía", y quien sabe que no tiene nada que perder, lo tiene Todo por ganar. 

Dejémonos fecundar desde el Amor más puro y el Orgasmo más salvaje, para que cuando llegue el momento del parto, del Todo o Nada, donde la frontera entre la Vida y la Muerte se vuelve transparente, estemos preparados como un Guerrero de verdad. Para que en el momento de parir nuestra siembra no nos arruguemos bajo cualquier excusa barata. Cuanto más amor se derrame en nuestra siembra más firme será nuestra acción y en lugar de rendirnos ante el primer obstáculo, nos rendiremos a la inconmensurable fuerza de la Vida. Cuando abandonemos la idea loca de ser amos de la acción y nos convirtamos en servidores de la Vida a través de nuestra acciones, habremos elevado a la octava superior al Marte guerrero en el Guerrero espiritual que todos estamos llamaos a encarnar. Por Amor. Dejemos que la Vida haga el Amor con nosotros, sintamos el Orgasmo creativo. ¿ Te das cuenta ? Sólo se puede hacer el amor de verdad, en silencio, intimidad y Amor. Lejos de las miradas curiosas, el amor se revela a los valientes y los locos, en la oscuridad de la noche sin luna todo es posible , hacer el Amor, dejarse amar, amar, decir Sí con todas nuestras fuerzas. Ese compromiso irracional, marcará el nuevo año que empieza con esta Lunación. ¿ Cómo lo iniciamos, como guerreros o como uno más del rebaño? 

Entremos pues en el laberinto, sabiendo que la salida es nuestro ombligo, que nos es lo mismo que mirarse el ombligo para relatar la eterna canción de la víctima. Entremos en el laberinto y como Ariadna, vayamos de la mano del único hilo que nos sacará del embrollo, el Amor.

Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario