Luna Nueva en Acuario. ¡Viva la revolución!


¿ Y si nos dejáramos de literatura new age? ¿ Qué pasaría si en lugar de llenarnos la boca de "paz, amor y luz" en plena posesión de trance pseudomístico, entráramos honestamente en nuestro interior para darnos cuenta de nuestra herida ? ¿ Qué ocurriría si en lugar de abanderar caducas protestas contra líderes, sistemas políticos, económicos, sociales, invirtiéramos toda esta energía en aprender a liderarnos a nosotros mismos ? ¿ Y si en lugar de reivindicar nuestros derechos allí fuera, decidiéramos encarnarlos calladamente en nuestro interior para manifestarlos abierta y libremente? Un Paraíso, el reino de los Cielos¿ No ? 

¿ Acaso merecemos menos que eso? Nuestra herida nos lleva a vivir desde el miedo y la supervivencia, a creer que no merecemos todo lo bueno que la Vida nos traiga. Hemos convertido el Amor en una palabra hueca, sin sentido, la palabra comodín que vale para todo, sin darnos cuenta que nos es más que una polaridad de odio. Cada vez que me lleno la boca de Amor, en algún lugar estoy invocando su otra polaridad, odio. Hemos creado el mundo en el que vivimos, a pulso, a golpe de inconsciencia, miedo, dualidad y ahora, como un niño que berrea, pedimos a "papá" que nos arregle el juguete que hemos roto solitos. Y si no lo hace, salimos a la calle a berrear colectivamente en plena rabieta " Luchemos por nuestros derechos". ¿ Para que tanta lucha ? Los derechos no se luchan, eso ya pasó a la historia. Si cada uno se pone en su sitio, de forma real, (y a veces eso es un proceso doloroso, no te vayas tu a pensar), se dará cuenta que no es necesario reivindicar lo que interiormente se vive. Los derechos son inherentes al hecho de Ser Humanos, no hay que ganárselos, como tampoco hay que ganarse la Vida. Quizá va siendo hora de romper con el maleficio Bíblico " te ganarás la vida con el sudor de tu frente". Renunciemos a los códigos de supervivencia y esfuerzo, ya nos nos valen, ni tan siquiera de excusa. 
 

Y de eso va esta Luna Nueva en Acuario, Sol y Luna uniéndose en un acto de amor acuariano, desapegado, visionario, rompedor, libre, tejedor de redes, sinergías y esperanza de un mundo mejor. Y no puedo evitarlo, si hablo de Acuario, quiero hablar primero de Leo, su opuesto y complementario. Leo no tiene nada que ver con ser de signo Leo, tiene que ver con una energía, un proceso, un viaje consciente, una auto-iniciación. Leo es el héroe el que tiene el coraje de distinguirse de la manada, del rebaño, de la comunidad, de la familia, los ancestros y decide emprender su propio camino con el riesgo que ello entraña.  Leo no está condicionado por contratos ancestrales sin vigencia, ni fidelidades sin sentido, tampoco le quieta el sueño si obtiene o no reconocimiento del clan, le importa un bledo el aplauso o la admiración. La energía Leo sana es el "niño" porque es inocente, puro, sin culpa, sin lastres que impidan el flujo de creatividad exuberante. Fíjate en los niños antes de que la cultura los condicione, son felices sin razón aparente, juegan, se lo pasan bien, escuchan sus cuerpos, expresan su unicidad sin tapujos…hasta que "se socializan". 


En esta Luna Nueva, hagamos un reset real, volvámonos niños en esencia, " En verdad les digo que si no se convierten y se hacen como niños, no entrarán en el reino de los cielos", ¿ Te suena ? Un tal Jesús el Cristo, cuyo mensaje fue vaciado y tergiversado y convertido en la religión del rebaño. ¡ Entremos juntos al reino de los Cielos! ¡ Cuidado! Ser niños no implica seguir berreando para que "papá" nos arregle el juguete, implica que nos responsabilicemos y nos lo arreglemos nosotros. ¿ Cómo ? Permitiendo la armonía interna, es decir permitir que en nuestro interior conviva la luz y la sombra, los polos aparentemente opuestos, todos tienen cabida en la suave energía del corazón, en el Neutro Hogar del Corazón. ¿ Sabías que en sánscrito el Chakra del corazón se llama Anahata? Sin vibración, vacío, neutro, capaz de albergar la existencia completa, integrativo, cohesionador, nada que ver en lo que el exceso de "azúcar" New Age lo ha convertido, algo ñoño y sin fuerza. 

¡Hagamos limpieza hoy! Dejemos de cargar encima de nuestros hombros los patrones de supervivencia antiguos, rescindamos el contrato ancestral que ya no tiene sentido, borremos las memorias tóxicas y destructivas heredadas vete tu a saber de quien. " Muchas gracias, veo tu dolor, lo siento, ahora decido devolverlo y seguir mi camino ligero de equipaje." Limpiémonos de toda la basura, para que esta no ascienda a el corazón y nos pensamos que amamos cuando en realidad estamos presos de la dependencia o el apego. Para que no nos suba a nuestras cabezas y nos engañemos pensando que estamos creando nuevas ideas cuando lo que hacemos es reafirmarnos en nuestros pre-juicios. ¡ Hagamos la Revolución! 

Esta Luna Nueva es una invitación a reconsiderar que significa ser un revolucionario, en que consiste hacer la Revolución. Nada tiene que ver con coger ni el fusil, ni la pancarta, ni el silbato o el megáfono, y si me apuras, tampoco la recogida de firmas on line en contra de lo que sea. Si voy en contra de algo, yo solita estoy creando el adversario, la lucha y el conflicto. Re-evolución interna de nuestro propio sistema interno a nivel celular, a nivel esencial, permitamos que nuestro ADN sintonice con nuestro Patrón Original, pura Geometría Sagrada, nacida de la más cristalina Luz, nacida del Sonido Primordial

Entremos en la herida a través de Quirón en Piscis junto a Venus, el dolor de la separación, la pérdida del Hogar. Entremos sin miedo, confiadamente, quizá nos daremos cuenta que la Separación no es más que una Ilusión, un trámite necesario para que podamos experimentar eso que llamamos Vida. Profundicemos en ese Océano Cósmico en que nos reconocemos como la ola no separada del mar. Reunámonos con el amante interno en lugar de mendigar amor como niños perdidos. Dejemos de buscar la media naranja, se acabó suspirar por el alma gemela, seamos la naranja entera y reconozcamos que la Unión es un estado interno de Armonía, integración de las polaridades que nos son más que complementariedades.  La herida quironiana tiene un sentido, nos marca la ruta hacia el Hogar, si nos atrevemos a mirarla a la cara y renunciamos a controlar. Nos recuerda lo que es la Fe verdadera, que viene del conocimiento y no de la creencia prestada. Para ello, silencio, mucho silencio. 

Aceptemos pues la invitación y osemos a crear nuevas leyes internas que nos permitan relacionarnos de una forma nueva, fresca, viva, desapegada, verdadera, creativa. Las cosas están cambiando, mucho, muchísimo, cabalguemos juntos la transformación en lugar de ponernos tozudamente de culo. Planeemos como águilas o deslicémonos como delfines o surfeemos las olas, nos nos pongamos más de culo al flujo natural, al ciclo y al cambio. Seamos Nuevos, como la Luna de hoy. 

Feliz Reset.

Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario