Luna llena en Tauro: " Del silencio bovino a la digna cornada del toro"

 Luna Llena en Tauro, más que redonda, gorda, de comer, beber, follar y gozar. ¡Como le gusta a Tauro la comodidad, el confort, la seguridad, lo sensual! Poseer, y no solo eso, acumular, por si acaso. La tranquilidad bovina, el silencio acomodaticio como moneda de cambio a que todo siga igual o mejor. " Por favor, que la primavera se instale para siempre en nuestras vidas. La exuberancia, la fragancia, la belleza. Que alegría, no nos falta de nada. Lo tenemos todo". Y el toro sigue paciendo, silencioso en el prado. Tranquilo, bovinamente quieto, rumiando, follando y durmiendo. " Que nadie me mueva este escenario. Yo de aquí no me muevo. Me quedo, para siempre. Paciendo en paz ". Y el toro sigue, tozudo, en su universo de aparente opulencia. ¿ Para siempre? ¿ En serio ? 

Si la Luna ha hecho el lleno en Tauro, adivina donde esta el Sol. ¡Pues en Escorpio! Y no está solo, sino con Jupiter y Mercurio, haciendo de las suyas. El Sol, hoy mira a la Luna, que no es lo mismo que estar en la luna, precisamente. El Sol de la mano de Jupiter a osado ir al infierno, y no solo eso que tiene un no sé qué de poético, el Sol se pasea por las cloacas, los vertederos, la mierda, vamos, que de poesía, poca. En Escorpio la Primavera es una promesa de una semilla cubierta de lodo que sueña y sabe que un día germinará y florecerá. El Sol desde el subsuelo le dice al apacible Toro, " ¿ Acaso crees que la primavera aparece de la nada? No amigo, no. En mi viaje al inframundo estoy descubriendo muchas cosas. No es un viaje para almas débiles y cobardes, este viaje mío es para guerreros de la Luz, valientes y dignos que osan no sólo mirar sino ver. No sólo oír, sino escuchar. Créeme, lo que estoy viendo aquí es lo que nadie antes ha querido ni tan siquiera imaginar. ¡ Espabila!". 

¿ Qué hacemos hoy con este escenario ? Menudo dilema. ¿ Primavera eterna? ¿ Otoño oscuro? ¿ Qué hacer ? 

Si me quedo siempre en el silencio bovino, tarde o temprano se me acabará el chollo, me voy a comer todo el pasto y lo que era una verde y fértil primavera se convertirá en una orgía de gula y lujuria que arrasará con todo, por codicia y no solo eso, por miedo a quedarme sin. Por obstinada actitud inmovilista, conservadora, por miedo a la escasez, me instalo en la pretendida abundancia. No por gozo, sino por miedo. Y eso, en realidad, de Tauro, tiene poco. 

Ojo con instalarnos en las oscuras cloacas, levantando la alfombra para descubrir la mugre que otros no osaron mirar. ¡Ojo con Escorpio! Quedarse en el inframundo para no marcharse, es tóxico y destructivo, para todos. Hay distintos grados de Escorpio, el que se instala en lo lúgubre, se viste de gótico, se pinta de negro y no ve nada más que eso, sumidos en la oscuridad sin atisbo de luz alguna, normalizando lo tétrico, cómodos en lo siniestro. O el que mirando de cara a la Bestia, se dice, " Eres mala. Asquerosa. Yo soy bueno. Soy el bueno. La bestia, es el otro. El malo no soy yo. Tu eres mala. El malo es el otro". Con lo cual , en esta aparente "bondad luminosa", proyecta la Sombra fuera, por cobardía, volvièndose vengativo, celoso, posesivo y fiscalizador. Acusador que juzga lo oscuro no reconocido en él. Y por último, Escorpio guerrero, valiente y osado. Se deja mirar por la Bestia, no aparta la mirada, la sostiene " Te odio….te odio….me dueles….me asustas….te extraño….te extraño….te perdono…me perdono…te amo…te amo…gracias", y se funden en un compasivo abrazo, la dualidad se transforma en una bella danza de polaridades bien integradas. Alquimia. Diriamos, que como todo, hay distintos niveles de Escorpio y para llegar al nivel Premium se requiere grandes dosis de amor y coraje. Saber, y no sólo teoricamente, que dentro nuestro habita una Bestia en forma de "tirano, dictador, sádico, asesino, ladrón, corrupto", ir más allá de la teoria y humildemente tragarse la vergüenza, el orgullo, la soberbia de una pretendida bondad para re-conocer la tiranía interna. Abrazar " lo chungo" dentro nuestro es para valientes y es lo que hace la diferencia , de lo contrario, en estos días Jupiter en Escorpio no va a tener reparos en mostrarlo. 

Escorpio es radical, no acepta grises, Escorpio no es "equidistante" y si se presenta como tal, no está en el nivel Premium, para nada. En estos momentos la energía exige impecabilidad, posicionamiento. La equidistancia, en todos los niveles, queda engullida por la oscuridad. O sí, o no. No hay peros que valgan. La luz es, o no es. Valiente y brillante, osada y luminosa, gracias a la oscuridad, ni más ni menos. La polaridad siempre va a estar presente, y eso Escorpio lo sabe. El peligro, es caer en la dualidad, de buenos y malos. 

Escorpio necesita a Tauro, tanto como éste necesita a Escorpio, de la misma forma que la primavera nace de la humilde semilla que sueña con florecer en el pico del otoño. 

La herida sigue abierta, muy abierta y sangrante. Derrama temas inconclusos, no de ahora, sino de antes, de mucho antes. Las memorias ancestrales están vivas, muy vivas, más que nunca. La herida duele. Nosotros escogemos que es lo que va a florecer de este dolor: odio, miedo, venganza o perdón, coraje y amor. Le herida no se cura con tiritas, eso ya se intentó, eso ya no sirve. La herida se cura cuando pica, no por masoquismo, sino por amor. 

Hoy podemos decidir y toca decidir, tomar partido, posicionarse: luz u oscuridad, y en el fondo Todo. Instalarse en el limbo de un pretendido "amor, compasión, paz y armonía", sin haber transitado la oscuridad cruda y real del "odio, la impotencia y la maldad", no es más que una baratija. ¿ Qué hacemos? ¿ Nos quedamos paciendo bovinamente, defendiendo lo "mío"? ." Esta no es mi guerra, yo a lo mío, a mi que no me molesten, yo defiendo mi comida, mi bebida, mi comodidad, mi vibración, mi paz o cualquier cosa "mía". Mío. No toques lo mío". El toro, no es tan bovino, ni egoísta, ni lerdo. ¡Ojo! Si le muestras el capote rojo al toro. Ojo no te pases con el pacífico toro porque te va a dar una cornada. El toro es pacífico, tozudo, le cuesta moverse, pero si le enseñas el capote rojo…..al igual te ganas una buena cornada. " No duele…es arte….". Cuidado, con justificar lo injustificable. Lo injustificable no tiene amparo alguno. 

¿ Cual es tu capote rojo? ¿ Que gatilla tu dignidad ? ¿ En qué momento y de la mano de quien o qué te pones en marcha? ¿ Qué te hace salir de tu zona de confort ? El toro pace pacifico hasta que se le hinchan las pelotas, entonces la emprende a cornadas. No por arte, sino por dignidad. 

Vientos de libertad asoman en el horizonte. Urano, el creativo y rebelde, el genio e incómodo grano en el culo que cuestiona el status quo, el Dios de la creación no se va a detener ante nada, ni nadie. Libertad es total o no es. Urano no acepta medias tintas, tampoco. No aceptará migajas. No acepta excusas. Tampoco equidistancias. La libertad es o no es. Mantengamos la paz, la armonía, el confort ¿ A cualquier precio ? Para nada. 

La Luna en estos días es una luna roja, de sangre. La sangre de la herida abierta y también la sangre nueva que corre por nuestras venas. La sangre de la libertad, de lo mío que se transforma en lo Nuestro. 

Hagamos el trabajo, el digno y responsable trabajo. Luz y Sombra se necesitan. Una sin la otra no existirían. Hagamos el digno trabajo porque Saturno no se va a detener. En diciembre, el 20 ( ¿ sincronía), ingresa en Capricornio. Hasta ahora se cuestiona el imperio de la Ley y los sistemas de creencias caducos. A partir de diciembre, se rinde cuentas al poder. ¿ Qué tal tu relación con la autoridad? ¿ La responsabilidad? ¿ El poder ? Hagamos limpio pues, de sistemas de creencias obsoletos, aprovechemos que caiga sin miedo las estructuras viejas, los dogmas y falsas devociones, para construir desde una sólida base, no sólo "lo mío" sino " lo nuestro ".

Hoy entendamos que para que haya fértil primavera, es necesario que la semilla muera en lo profundo de la tierra otoñal.

"Dile a la luna que venga, que no quiero ver la sangre...¡Que no quiero verla!....La vaca del viejo mundo pasaba su triste lengua  sobre un hocico de sangres derramadas en la arena...¡Quién me grita que me asome! ¡No me digáis que la vea!..." García Lorca.

Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario