Luna Llena en Gemnis, Egipto y Dios


Me pilló la Luna Llena en Egipto, sin internet, sin ordenador, sin mapa del cielo. Mi aspecto saturnino no estaba para nada cómodo con la idea de no atender a un compromiso contraído conmigo misma, escribir el parte lunar. Mejor, me decía mi Venus, Jupiter y Neptuno, contempla el cielo real y disfruta. La energía, las emociones, mis imágenes internas, comprensiones varias, todo iba fluyendo de una forma muy natural y sutil a la vez. ¿ Sabes? Aguardaba una vaga ilusión de sentir fuegos artificiales, revelaciones experimentadas con solemnidad, voces de Thot o Isis hablándome alto y claro, escalofríos cósmicos, visiones sobrenaturales…yo que sé. Eso que está tan de moda, y la verdad, yo, ni veo, ni siento ni sé nada, me considero bastante sosa en comparación con esos grandes maestros, los que ahora están de moda. En fin…Saturno ataca de nuevo. 

Ya en casa, miro el mapa del cielo con todo detalle, grados aspectos y esas cosas técnicas. Ahora entiendo todo mi sentir durante el viaje a Egipto. Ahora capto la sutileza de la Luna Llena en Géminis y de que forma ha trabajado en mi. Luna en Géminis y Sol en Sagitario, junto a Saturno. Géminis, el alumno, el adolescente, el periodista, inqueto, chismoso, charlatán, superficial, el mensajero de los Dioses, Hermés, el Dios alado. Jupiter, Zeus " The Boss" del Olimpo, el profesor maestro, gurú, dogmático, fanático, rigido en su credo, el arquero, aventurero, buscador de la Verdad. Uno necesita al otro, porque en realidad son lo mismo, mirado desde polos opuestos. Sagitario busca la Verdad, Gémins mariposea relatando cualquier Verdad. Y Verdad sólo hay una, Única, Omnipresente, Eterna, Infinita, Una, como el Sol, brillante.

¿ Sabes ? Me han fascinado los amaneceres y atardeceres en el Nilo. " Debería quedarme aquí un año entero como mínimo, contemplando el curso del sol, la luna y las estrellas para llegar a entender los templos, la mitología y la sabiduría de Egipto". ¿ Para qué sirven datos, fechas, nombres, eventos históricos si uno no llega a comprender la Verdad profunda que ocultan? Y avanzaban los días, las visitas a templos, hasta que de una forma suave llegó la evidencia, la comprensión, el click que andaba buscando, que esperaba. Llegó con la Luna Llena sin fuegos artificiales ni arcángeles tocando trompetas, ni Thot hablando ni Isis cantando. Llegó de la manera más natural. Ahora veo y no sólo veo, sino sé, en Egipto empezó la gran programación, el condicionamiento superlativo, la anestesia, hasta hoy y si no lo paramos, vete tu a saber hasta cuando. En esos maravillosos Templos, cargados de historia, la estructura acostumbraba a ser la misma. Dios, en forma de estatua habitada por su alma  se ocultaba en el Sancta Sanctorum, escondido a los ojos de los no iniciados sólo accesible a los sacerdotes que actuaban como intermediarios entre el hombre común y la Divinidad. El Faraón, divinizado encarnando el poder de Dios aquí en la Tierra, luce siempre joven, victorioso, vigoroso, vencedor, enorme. Una se siente una enana frente a esas magníficas esculturas. Una se siente una enana ignorante hasta que se da cuenta y desconecta el programa. De tanto decirnos que Dios se oculta al hombre común y ordinario, tantos siglos viviendo con esta "verdad", tanto ver y creer que la Divinidad está ahí fuera, que el poder es para unos pocos, que para acceder a la divinidad uno debía hacer ofrendas, pagar diezmos, iniciaciones imposibles…uno llega a creerse a nivel celular que sí, que Dios no está dentro, está fuera. En los templos de Egipto las paredes hablan. La distancia entre el pueblo llano y el Sancta Sanctorum es grande y evidente. La distancia entre el hombre, Dios y el Poder es insondable. Dios oculto detrás del velo del misterio, " Para llegar a mi debes hacer la ofrenda, pagar el tributo y hacer el pino puente, sólo el gurú, el maestro, el sacerdote pueden conducirte a mi. Ámame o témeme". 
"Turn Off". Desconecto, salgo de la programación, entiendo el propósito del viaje. Ahora no sólo creo sino sé. No hay Templo más Sagrado que mi propio cuerpo, no hay Divinidad más real que la que mora en mi corazón, no hay poder más grande que el que yo me atribuyo en nombre del Dios viviente que Yo Soy. En esta Luna Llena Maestro y Discípulo se miran a los ojos y se reconocen y Saben por fin " Yo soy el Maestro. Ya no busco la Verdad, porque Yo soy la Verdad que siempre existió, que existe y existirá." 

La Verdad es Una, silenciosa, íntima, sagrada, imperecedera, eterna como el Sol. La Verdad puede presentarse en distintos matices y colores como un arcoiris. Uno puede atraparse en el misterio, el color, la seducción de los efectos y las formas, uno puede hacer todo esto mientras no se olvide cual es la Fuente y el origen. Uno, Único para todos, iniciados y no iniciados. No hay Templo, ni sacerdote, ni puente ni camino ni vía hacia la Maestría ni Dios. La única distancia es un simple pensamiento. Sólo el pensamiento nos separa de Dios. 


La energía está dispuesta, hay mucho Saturno y Capricornio en el cielo, que si queremos y reunimos el coraje nos correrán el velo de la ilusión, el misterio y la separación y nos daremos cuenta de la Realidad desnuda.

Yo Soy el Dios Vivente, yo soy el Templo, el Altar y la Ofrenda. Yo Soy Eso.
 

Ritual de Luna Llena 

¿ Sabes qué te digo? Pues que no voy a hacer Nada de Nada, por que no se requiere. Sólo meditar en " La única separación entre Dios y Yo, el único Velo, la única ilusión, la única muralla, es un simple pensamiento. Corro el velo. Hecho está!. Que así sea, así es"



Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario