Luna Llena en Escorpio. El gozo es mi credo.

¿ Sabes por que en primavera acostumbra a hacer viento ? A veces queda una hoja rezagada en alguna rama de un árbol,  puede que no haya bastado el otoño ni el invierno para que se desprenda. El árbol necesita estar desnudo para que las nuevas hojas nazcan, o mejor dicho re-nazcan del letargo del frío y oscuro invierno. El viento de una forma natural ayuda a este desprendimiento, para que la promesa de la nueva vida sea frondosa y abundante. 


Podemos aprovechar esta Luna Llena en Escorpio como suave brisa o dejarnos sacudir como un furioso vendaval. Todo depende. Depende de lo atentos que estemos, de lo despiertos que vivamos, de lo fuerte que nos aferremos a nuestras "ramas", cada cual la suya. Depende de cuan dispuestos y disponibles estemos a morir. En cada exhalación. En cada inhalación. Y en el intervalo, el Ser. El Buda.

El otro día leía acerca del poder de esta Luna Llena en Escorpio, Wesak la llaman, la Luna de Buda. El artículo vaticinaba un Gran descenso de Luz Crística, Búdica y todos los atributos New Age que se te ocurran. La verdad, apetece mucho que la naturaleza Búdica descienda a nosotros y nos impregne con su maravillosa luz ¿ No?  De todos modos, meditando acerca de ello comprendí que no hay nada que deba venir de fuera, como la Blanca Paloma posándose sobre nuestras cabezas como si fuéramos el Ungido. Más bien no. En todo caso, Buda o el Cristo es lo que somos, pero no nos acordamos. Nada debe descender ni añadirse a la Luz que ya somos. En todo caso, el Viento del desprendimiento es todo lo que necesitamos para que nuestra luz emerja con todo su esplendor. Para que dejemos de vivir tras el velo de nuestra opacidad a través de nuestros paradigmas mentales, condicionamientos o programas. Volvernos translúcidos, transparentes, Nada para que Buda emane su esencia. Nada que añadir.

¿ De qué hay que desprenderse? No lo sé…yo no estoy dentro de ti, tu lo sabrás mejor que yo. La propia Vida trae a cada segundo la pregunta ¿ Cómo ? Cada vez que notamos algo que aprieta, alguna cristalización antigua, prejuicio, cada vez que nos alejamos de la presencia ¡ Ahí está, la hoja que no se desprendió del árbol ! Cada vez que siento o noto " que no lo paso bien, que no fluyo, que no disfruto, que no soy como una niña absorta y maravillada por la Vida, cada vez que no soy feliz porque sí, cada momento que entro en negociación o queja con la realidad, cada vez que no estoy disponible a lo que Es…cada vez…", ¡ Ahí está la hoja colgando tozuda del la rama del árbol! ¿ Que hacer ? Nada. Para empezar aceptar que esa " puñetera hoja " sigue ahí para recordarnos que somos humanos, que generamos error y distorsión, y que no pasa nada. Informar a nuestro Creador o la esencia Búdica que somos " oye tú, mira lo que he descubierto, estoy sintiendo un nudo en la garganta…me duele el estómago…tengo un no sé qué…estoy llorando… que rabia siento….no sé lo que tengo…el desgarro de los celos, la vergüenza de la envidia, la sed de venganza...todo esto, te informo, estoy sintiendo, percibiendo en mi cuerpo todo eso…. el dolor de no ser tan iluminada, tan elevada, mi necesidad de amor,  de aprecio... que vergüenza...mira, esto es la vergüenza...mi rabieta infantil, mi pataleo porque la vida no me da lo que quiero...mira esto...mi confusión y dudas, me absoluta ignorancia y olvido, Dios, no lo soporto, me duele....esto es....supongo que para eso he encarnado en este cuerpo, para que experimentes a través de mi Eso a lo que llamamos vida, por ponerle un nombre…te lo entrego en bruto, sin pulir ni procesar...en bruto....". Nuestra naturaleza Búdica o Esencia acoge en silencio  tal información y en su mirada amorosa, en su toque de sublime compasión nos dice " oh, gracias por informarme, de hecho para eso encarnaste, para experimentar y jugar, yo en mi Eterna quietud no tengo tu suerte, no siento nada, solo Soy.  Gracias, te amo así tal cual. Sígueme informando. Te escucho." Mira que fácil y de repente con este amoroso y honesto diálogo esa pertinaz hoja apegada a la rama se desprende con toda la naturalidad y gracia del mundo. 

La Vida presenta la pregunta, el cuerpo ofrece la respuesta.


Buda es lo que somos y no nos acordamos, identificados en nuestro trajín mental nos hacemos un lío, sufrimos, peleamos, amamos, lloramos. Nos subimos al Dragón Khan de la Vida como si este subir y bajar fuera lo natural. Cambiar el foco de la atención, dirigir la mirada hacia la esencia interna es un simple gesto, un acto de voluntad. Dejarse de folklore New Age, dejar de vivir en la expectativa infantil de Luces descendiendo y ángeles cantando. 

¡ La Luna está en Escorpio y el Sol en Tauro, que maravilla Alquímica, Tántrica, Sexual y Sensual! 

¿ Dónde se te ha ido la mente ? Atiende, y no flipes. Tauro quiere quedarse quieto, no soltar lo que tiene, es más, ansia acumular un poquito más de esto o de aquello por si acaso. Escorpio penetra en el misterio y en su oscuro corazón muere. ¿ Cómo reconciliar la Vida y la Muerte, la Bella y la Bestia, el Amor y la Guerra, la Luz y la Sombra? Quedarse en la quietud del cuerpo y dejarse sentir, caer sin remedio en el espacio de totalidad del cuerpo. Renunciar a poner nombre a la emoción, dejar de buscar la causa o anhelar que se transforme. Presenciar, atestiguar desde el cuerpo el movimiento interno, no intelectualizar, ni encerrar el movimiento entre cuatro palabras baratas, más o menos acertadas.


Eso es Tántrico, porque no me defiendo, no reacciono, acojo amorosa desde el cuerpo lo que hay, sin juicio ni prejuicio.
Es Sexual, porque en esta no reacción, en esta humilde no negociación con la realidad, la Vida por fin hace el Amor y no la guerra, conmigo y fruto de este acto, nace algo nuevo y creativo, inocente y nuevo.
Es Sensual porque lo siento desde el cuerpo, la piel, los órganos, los sentidos, todos, abiertos y disponibles, sentir lo que siento sin oposición.
El denso plomo de nuestras emociones más pesadas se transformó en oro, la Piedra Filosofal es la no oposición a la Vida, bajar las defensas, renunciar al análisis neurótico, Presenciar y dejar de nombrar, sentir y menos pensar, esta es la Alquimia. La transformación se da cuando no la deseamos.

En esta Luna Llena en Escorpio Venus se vuelve presente y desde su posición de liderazgo desafía al Maestro, al dogma y al credo, " Mi única religión es el deseo de Ser, sentir, percibir, desde el cuerpo, y a través de Él. Mi único Maestro será el gozo, mi credo es la dicha. Me abro al disfrute y al placer. Voy a hacer el amor con la vida, abierta, disponible, húmeda, cálida, absorta y apasionada. Mi Cuerpo será mi Presencia, mi soberanía. Todo lo que no sea eso, todo lo que impida el puro deleite de la vida por la vida, que venga el viento primaveral y sople, sople con fuerza y sea desprendido de mi. Sin miedo, ni culpa. Por compasión y amor a mi misma. Inocente, pura, libre, apasionada , Presente me quiero". 

Que los vientos de Pirmavera nos sean propicios. 

Feliz Luna en Escorpio, plácido desprendimiento. Venturoso renacimiento.

Ahora. Aquí. Entre la inhalación y la exhalación, atiende, se abre la puerta : " Bienvenido Buda, te he extrañado tanto¿ Te tomas un te conmigo?"

Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario