Las nuevas Religiones de la Nueva Era


" Tú eres una rebelde…tú tienes un ego desmesurado…tú te enamoras de las cosas, las quieres poseer y luego las sueltas….tú eres una arrogante….tú te equivocas, y como sigas así, vigila que no te pase como a tus hermanas y a tu madre, vas a criar un cáncer…tú eres una pija que mariposea de flor en flor… acéptalo!…tú, tú tú, tú…..". 

" Vale, gracias. por tu opinión. Ahora me voy, me esperan para comer.

Voy a seguir el relato de la forma más neutra que la inspiración me permita. No me he inventado nada, lo anterior es una colección de perlas que he ido recogiendo a lo largo de mi caminar por la senda de la ¿ espiritualidad?. Diferentes maestros, grandes gurús reconocidos, famosos, poderosos, temibles y temidos , celosos custodios de una Verdad ¿ ancestral?, en distintos momentos me han lanzado todo tipo de "es que tú eres…", todo menos guapa. Quizá tenían razón, he sido una rebelde cuando me he negado a hacer exámenes de yoga, seguir al maestro incondicionalmente, pagar dudosas cuotas a asociaciones, obedecer ciegamente protocolos de meditación y supuesta sanación,  " ojo que si no haces lo que te decimos que hagas, no podrás enseñar yoga…expandir el método…utilizar los protocolos de sanación….vigila que si no pasas el examen, pagas las cuotas, haces todos los niveles y las formaciones te vamos a denunciar…no me copies….no me robes….niña mala, rebelde y arrogante" . Sí, lo acepto, me he negado de forma visceral a seguir religiosamente las reglas, los dogmas, al Maestro y su método ( o ¿ religión). Apareció la palabra y justo ahí es donde surge el tema: religiosamente! Religión. A muchos esta palabra les provoca urticaria y todo tipo de reacciones. A mi me gusta lo que significa etimológicamente religión: " religare", re-ligar, atar el cielo a la Tierra y la Tierra al Cielo, me evoca la Unidad, y me devuelve al origen de quien soy, Hija de Dios, a su imagen y semejanza, por lo tanto Dios. Yo soy eso

Religión lo vivo como una experiencia íntima, desnuda, personal, en comunión con la llamada Divinidad, ya sea meditando, cantando mantras, echándome unas risas con mis amigos o bajando la basura por la noche. Humildemente, no se necesita ningún intermediario, gurú, método, asociación, cuota, carisima formación o norma para eso, Dios y yo, Yo y Dios somos Uno. ¿ Fácil, no?. 

Junto a la utopía de la tan anhelada Era de Acuario, a la vorágine, efervescencia y euforia de la New Age, el aburrimiento , asco y lucha en contra de las religiones estereotipadas que nos mantienen prisioneros del miedo, la culpa , la rigidez y el fanatismo, justo ahí, hacemos del Yoga un religión. Y no sólo de Yoga, de la mismísima Energía o Fuerza Vital. De un tiempo a acá nacen como champiñones tipos de Yoga, Escuelas, terapias energéticas, tantras y neo tantras, protocolos de sanación, técnicas infalibles,  todas ellas creación de Maestros, Gurús, "papás y mamás de su hijo", que constantemente reivindican su "paternidad". Y nos salimos de la experiencia íntima para correr al Registro de la Propiedad a registrar el "método", el "yoga", la "terapia"…que más da…..creando de nuevo una religión que se queda en lo externo y olvida lo interno. Más o menos lo mismo que sucedió con el cristianismo, por nombrar un ejemplo cercano. No quiero ni imaginar si el Maestro Jesús levantara la cabeza, codificaron su mensaje que era una Verdad Viva, encerraron entre los barrotes de la palabra escrita algo tan infinito como el Amor. La experiencia de Dios, la contemplación, el Amor, la Compasión…lo siento mucho, quizá en mi ignorancia o ¿ arrogancia? no se pueden encerrar en cuatro conceptos, un par de normas y la devoción ciega a un maestro, que no deja de ser otro hijo de Dios, es decir mi hermano.

Y por ahí andamos, peleando para saber cual es el mejor Yoga, compitiendo por cual es el mejor maestro, defendiendo a capa y espada el "método" con (copy right por favor). Y con tanto defender el territorio del mejor yoga, el mejor sistema, la asociación más poderosa, el protocolo de sanación más efectivo… nos perdemos en una selva de reglas, nos volvemos rígidos, fanáticos y reproducimos exactamente los mismos esquemas y patrones de los cuales huimos. El Maestro y su Asociacion ( su religión) se vuelve cada vez más próspero, poderoso, y rico, sí sí rico y sus pobres adeptos cada vez más debilitados, medrando económicamente sin llegar nunca a la tan anhelada prosperidad que un día el Maestro, la técnica y el Método prometieron¿ curioso, no?. 

Y nos olvidamos de lo esencial: el Amor es cohesión, integración, cooperación, es abrazar la totalidad y no separación, apego, lucha, envidia y defensa del territorio. Olvidamos que lo importante es el mensaje y no el mensajero. Grandes personas, llamadas maestros, avatares, gurús han venido a recordárnoslo y nosotros, ni caso, codificamos el mensaje, creamos "el método" y corremos al registro no vaya a ser que alguien lo robe o lo copie. En fin, no hay nada por inventar, la Energía existe desde que existe la Vida, el anhelo de vivir la Divinidad es el motor que nos conduce a experimentar íntimamente el Dios que somos. Sin etiquetas, ni copy right, sin miedos, dogmas ni fanatismos. 


Quizá podremos decir que estamos viviendo de lleno la Era de Acuario, la era de la Verdad y el Amor cuando caigan todas las etiquetas y cuando compartamos gozosamente nuestras experiencias divinas sin miedo, ni fanatismos, ni rigideces, ni dogmas, ni leyes que no sean otras que la Ley del Amor. Quizá cuando nos re-conozcamos como el Maestro que ya somos, cuando caigan las falsas identificaciones, las máscaras, los personajes, el esfuerzo por defendernos, el miedo  a que nos copien, la envidia, el celo, el apego a una verdad fragmentada,  quizá cuando encarnemos el misterio de la Verdad Única que no es otra que el Amor y el gozo de compartir la experiencia vital, quizá en este momento estaremos viviendo el Cielo en la Tierra y finalmente la Tierra podrá ascender.

Cuando osemos a vivir más allá de la zona de confort del dogma, al amparo de la ley, bajo el paraguas de las Asociaciones, Métodos, Yogas ( religiones) experimentaremos el vacio del cual huimos para sumergirnos en Él y afirmar " Yo soy Eso" ( sin etiquetas, por favor).

Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario