La muerte, sin tapujos, por favor.

 

" ¿ Qué tal te impacta la palabra muerte?" 

" ¿ Podrías utilizar otra palabra? ¿ No te parece demasiado fuerte esta palabra? No sé, ¿ Qué tal si pruebas con pérdida?" 

"Ok, como quieras, cap problema, probemos con pérdida, engañemos por un rato el miedo, despistemos el terror  que despierta lo evidente, el hecho de que no tenemos ninguna conexión con el inconmensurable poder de eso que llamamos vida, sin tener ni siquiera idea de lo que realmente es: un misterio, simple y llanamente. Podemos devanarnos los sesos una y otra vez, buscar pruebas científicas, volvernos cínicos, escépticos, ciegos creyentes, probar mil y una palabras para hablar de la impronunciable…pero….ese incómodo pero que nos conduce una y otra vez a la cueva más oscura a la que pocas personas se atreven a entrar, a penetrar y dejarse penetrar sin resistencias al misterio, muerte, Vida…". Fue un fugaz pensamiento, tan sólo un pestañeo…una brecha abierta de mi conciencia... " Ok, seré políticamente correcta, no voy a herir susceptibilidades, por un rato…¿ hasta cuando?". 

Hasta esta mañana, sin ir más lejos.

Kalila ha sido, es, será nuestra perra pastor alemán preciosa, generosa, maestra de vida y muerte sin que ni siquiera lo sospecháramos cuando vino a formar parte de nuestra extraña familia hace solo cinco años.  " Kalila quiere decir la más bonita en árabe", nos dijeron pero nosotros la llamábamos Kali, para abreviar. Curiosa sincronía del destino, ¿ no ? Kali, diosa de la muerte, de la regeneración y por ende de la Vida. La poderosa Kali, la compasiva y amorosa diosa de la muerte que por Amor, elimina, transforma, alquimiza, destruye, mata ¿ qué palabra quieres ? para que surja nueva Vida y lo haga en abundancia, la representación de la Madre Divina.
Pues eso, Kali de la noche a la mañana, en la flor de su juventud, belleza y vida ha pillado un cáncer salvaje que se la comía por dentro. No le quedaban ni tres meses de vida, no podía andar y cada vez estaba más débil. Esta mañana ha sido sacrificada. Otra vez con las palabras incómodas… sacrificio, sacrificar, sacralizar, hacer algo sagrado… todavía no tengo claro para quien o para qué ha muerto, qué ha sacrificado, cual es el servicio generoso que ha prestado a nuestra familia. Sé que las respuestas irán llegando a medida que las necesite, sé que mi gratitud ahora no la puedo expresar en cuatro palabras más o menos acertadas o bonitas. Lo que sí sé es lo que me ha mostrado estos días y sobretodo hoy. Sé que he profundizado de nuevo en mi mantra personal, el que mi hermana me entregó mientras se moría. ¿ Qué es morir? 

Nada muere, créetelo ya! ¿ a qué esperas a dar el salto? ¿ por qué te resistes ni siquiera a considerarlo como una posibiidad en tu vida?, lo único que debe morir es nuestro apego infantil a la forma, a la materia, a una única forma de vida, ¿ en serio todavía estás ahí? ¿ todavía sigues en esta idea de que existe una sola forma de existencia? ¿ todavía sigues creyendo en lo que ves, tocas, hueles, escuchas? ¿ sigues todavía resistiendo a que pueda nombrar sin tapujos la palabra muerte sin que te coja un pasmo?. Escucha, haz la prueba:

Quédate quieto un momento, detente por un instante, cierra los ojos, lleva los sentidos hacia dentro, hacia ti y date cuenta: inhala, exhala, inhala, exhala…inhala recibe, exhala suelta, inhala toma, exhala entrega, inhala ábrete, exhala ríndete, inhala Vida, exhala muerte…. y ahora inhala y por favor, quédate para siempre con la inhalación dentro, no sueltes, por lo que más quieras! quédatela toda para ti, toda la inhalación sin soltar una gota……¿ qué tal? Tuviste que entregar, soltar, rendirte, morirte ni que sea un poquitín, ¿ no?. Este es el juego:inhala y llega la vida, exhala y entrega la vida, pero ¿ quien mira? ¿ quien observa? ese testigo quieto, amoroso, que no juzga, inmutable….quédate un poco más ahí, date una oportunidad, date cuenta, .que todo tu cuerpo, tu mente, tu corazón, todo tú descanse y repose en este Ser, en esta Verdad…sin ir más lejos.

Todas las respuestas están dentro de ti si te atreves a preguntarte cosas distintas. Cosas que quizás te den miedo, terror….cuanto más honesta, transparente, sin eufemismos te hagas la pregunta, más contundente y clara será la respuesta. A preguntas mediocres, respuestas mediocres…a preguntas valientes y excelentes, respuestas valientes y excelentes. Tu eliges. 

¿ Qué tal te impacta la palabra muerte? Y por favor, esta vez, no me hagas cambiar el nombre. Empecemos a vivir sin tapujos, a re-considerar, re-significar ciertas palabras, arquetipos y verdades para así recordar quienes somos, para empezar a vivir como quienes realmente somos, no como una sombra opaca de nuestra conciencia.

Por favor, vivamos sin tapujos. 

Gracias de nuevo Kali, mi perra diosa , maestra de muerte que me ha dado Vida llevándose con ella un misterio al que nuevamente me rindo.

Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario