La bendición de ser un desheredado

He nacido y crecido en la cultura en que los padres y la sociedad viven con la preocupación de “dejar una buena herencia” a sus hijos, puede que tu también seas hijo de esta cultura. Malviven y en el mejor de los casos sobreviven trabajando duro, esforzándose a golpe de fuerza de voluntad para dejar una buena herencia tras su muerte. ” ¿ Toda una vida para eso? “, para sufrir, pagar hipoteca, enfermar, trabajar más, enfermar más….? Dios no puede ser tan cínico…”, pensaba yo. Poco a poco he ido descubriendo, afortunadamente, que la mejor herencia que los padres pueden dejar a sus hijos, es precisamente despojarlos de toda herencia. ¿ Suena raro ? Espera, escucha, sigue leyendo, te explico la historia de tu vida, y de paso de la mía.

Nacemos del Amor ( por llamarlo con un nombre, hay quien lo llama Unidad, otros Dios, Energía, Océano Cuántico, Paraíso ¿ importa el nombre cuando tu alma sabe quien es?), sigo, nacemos de ese Amor y por el camino aprendemos el Miedo, o sea, todo lo que no es Amor, en sus diversas manifestaciones: rabia, pena, limitación, duda, apatía, depresión…. enfermedad. Ah! Y no te lo pierdas, todo ello por amor. Por el amor mal entendido, en minúsculas, el afán de pertenecer al clan, ser aceptado por papá y mamá, ser querido (que no es lo mismo que ser amado) por lo que hacemos y tenemos y no por quien Somos. Con gran maestría, pasamos todo tipo de programas, creencias limitantes, bloqueos, “no puedos”, ” no merezcos”, “tengo que ser bueno”, ” la vida es dura” y un larguísimo etcétera…como su fuera la antorcha olímpica, de generación en generación. Por lealtad mal entendida, amor diluido, desnatado y descafeinada, una generación tras otra acepta la antorcha sin cuestionarse nada.

Toda esa magnífica herencia crea una biología y a su vez una neurología en cada uno de nosotros a las que somos adictos, creando de este modos todo tipo de realidades de lo más esperpénticas que paradójicamente, no nos gustan, pero… claro, ” más vale malo conocido que bueno por conocer” o ” virgencita virgencita que me quede como esté”…. en fin, la sabiduría popular es muy sabia. Hasta que la Vida que es generosa, nos “envía una buena colleja” en forma de: divorcio, despido, muerte, bloqueo incomodisimo y nos preguntamos ” ¿ por qué a mi?”, cuando la pregunta que la vida espera de nosotros es ” ¿ para qué vivo esto?”. Y justo aquí empieza el apasionante proceso de des-heredarnos. Entender que todo lo que nos sucede obedece a esos programas subconscientes que heredamos de nuestros antepasados, esos miedos causados por algún dolor, drama, secreto, ¿ quien sabe? que no supieron o pudieron resolver. Y ahí apareces tu con “tu problema” al servicio de la Vida para resolverlo y volver a ser quien nunca debiste dejar de Ser. Libre, responsable y sin excusas.

Es gracioso, cuando era abogada luchaba para recuperar las herencias. Hace años lo dejé, precisamente para hacer lo contrario, soltarlas todas.

¿ A qué esperas para des-heredarte? ¿ Necesitas ayuda ? ¡Cuenta conmigo!

Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario