¿Conectar con la Fuente o saberse la Fuente?

" Me ha encantado la clase, muy bonita…lo único es…¿ por qué no has abierto el espacio? ¿ por qué no hemos conectado con el mantra? Me ha faltado la conexión….pero por lo demás, muy bonita la clase…".  Gracias por el feedback pensé, lo importante no es que la clase, la meditación o la música te haya gustado, humildemente no creo que esto sea para nada relevante, en todo caso ¿ Te gustaste tú mientras tenias la experiencia? ¿ Te gustas tu al salir por esta puerta ? En fin, estas reflexiones dan para otro escrito. 

Hace tiempo que al empezar la práctica de Kundalini Yoga no me surge abrirla con el clásico Adi Mantra. No hay manera. Sucedió un día sin más, me encontré guiando el calentamiento y de repente " ¡Mierda, no has abierto el espacio! ", había una punzada, aunque leve, de culpa o traición. "El Maestro seguro que no apoyaría ese despiste, o rebeldía o vete tu a saber por que no has cantado el Adi Mantra…". 

La cosa es que a este día le siguieron otros, y ahora ya hace meses que el Adi Mantra, la conexión con una supuesta Cadena de Dorada que me une a un linaje antiguo y a la Prístina Fuente de Creación, no suena en las clases que guío. Ya no siento ni culpa, ni traición al Maestro ni mucho menos rebeldía. Sencillamente no me resuena. Vamos a ver. ¿ Para qué tengo que dar más poder a un mantra que a mi propio sentir del cuerpo para conectarme? Es decir, al inicio de cada práctica estamos unos buenos diez minutos conectando con lo que sentimos en nuestro cuerpo, nuestras percepciones más allá del nombre que puedan tener. Esa profunda conexión a través del cuerpo y las sensaciones que experimenta, ¿ A caso no son más que suficientes para conectar con la Fuente ? ¿ Hay mejor conexión y apertura del espacio que la Presencia? ¿ Qué mejor Maestro puede existir que la honesta y humilde escucha del cuerpo? ¿ Qué mejor Gurú de todos los tiempos pueda existir que la conexión con el espacio vacío de nuestro corazón? Porque lo que experimentamos en el cuerpo es pura presencia, " Ahora y Aquí". No hay otro Guru, no hay enseñanza, linaje, escuela, libros, sutras, disciplina, nada fuera de lo que podamos experimentar en nuestro cuerpo, más allá de las palabras. O estamos en el cuerpo, o estamos en la mente, o estamos en el presente o nos salimos de la presencia. En nuestro cuerpo y a través de él conectamos con el eterno y misterioso presente, más allá de nombrar lo que sentimos. 

Además, sé que la Prístina Fuente de Creación no es tan caprichosa como para que sólo podamos acceder a ella a través de un sólo código o mantra, tantos mantras como escuelas, linajes o maestros. Una locura, en lugar de vivir la Unidad lo que hacemos es fragmentar la Vida. Siento que la Fuente de Creación, que entre otras cosas no está separada de mi, le importa un bledo si canto o no un mantra para abrir y proteger el espacio. Humildemente, con el debido respeto, la Fuente no necesita cógios de acceso, ni passwords, ni contraseñas, ni mantras ni nada, sólo la quieta e íntima escucha en el cuerpo, sólo el atento reconocimiento de que nosotros somos Eso, sólo el recobrar la memoria de la no separación con la Fuente. ¿ Para qué invocar lo que ya somos ? ¿ No será que debemos invocar o conectar por que nos sentimos separados de Ella ?¿ No será que a través del mantra de conexión todo lo que hacemos es confirmarnos en nuestro estado de separación? De la misma manera que una ola no está separada del mar y no necesita hacer nada para establecer esta conexión, nosotros, lo mismo. Para conectar con el Fuente de Creación lo único que se requiere es saber que somos Eso. Tan fácil, tan fácil que no lo creemos y necesitamos lo complicado, el ritual, la fórmula y todo tipo de florituras. 

Yo me reconozco la Fuente, y no necesito invocar lo que ya está presente en mi. Aunque tampoco descarto un día cantar el Adi Mantra, por puro gozo, por que sí, por que me apetece y emana de mi, sin más. Por pura celebración. 

La Fuente es ajena a las normas, los códigos, los mantras, las enseñanzas, las escuelas, las disciplinas, maestros….si todo ello es más importante que mi honesto sentir del momento presente a través del cuerpo es que algo pasa: caí de nuevo en el estado de separación, en la dualidad y en consecuencia, en el sufrimiento. 

Si tu crees que debes acceder a Dios a través de un código, es tu verdad. Yo no lo creo, porque sé que Dios y yo somos exactamente lo mismo, no necesito acceder a Eso mediante ningún  mantra, será tan absurdo como llamarme a mi misma.  El Dios que yo conozco no necesita mi fe, tampoco que yo crea en Él, el Dios que yo conozco no necesita nada de mi. El Dios que yo conozco le basta mi alegría de sabernos Uno.

Pero ojo, no me hagas ni caso, escúchate a ti no a mi. ¿ Qué mejor Maestro que tu propia voz ?

Dejar un comentario

    Favor de o registro para enviar.

    Agregar comentario